Las dos caras de la economía catalana: la creación de empresas baja un 10,8%