Las certezas y dudas en el doble crimen del pantano de Susqueda