El chabolismo crece un 20% en Barcelona