El Pera acude a la llamada desesperada de unos vecinos aterrados por los okupas