Los ciudadanos de Cataluña, descontentos con sus políticos