El comunicado de García Montes