Irene Rosales, de su boda: "Lo único que no puedo controlar son los nervios"