El abogado de los padres de Arantxa Sánchez Vicario asegura que no están pensando en tomar medidas legales