Alberto Isla, un buen chaval, según sus vecinos