Alberto Isla, ¿truhan o señor?