A. Díez, desolado ante el complicado estado de salud de la Duquesa, según Cortázar