El amigo de Campanario huye de Barcelona para evitar a la prensa