El balcón de Chipiona, más vacío que nunca