Belén, Miguel y Andrea, felices y en familia por las calles de Londres