Carmen Ordóñez nunca renunció a sus hijos y nunca hubo demanda de custodia, según Paloma G. Pelayo