Chabelita y Alberto, sonrientes y relajados en Sevilla