Chabelita y Kiko entierran el hacha de guerra por su madre, según Pepe del Real