Chabelita y Kiko se encuentran en Sevilla y no se hablan, según P. G. Pelayo