Chayo Mohedano, más lejos de su padre que nunca