Un chivatazo, un objeto punzante y un robo: la difícil vida en prisión de Pantoja