El CNI envíaba informes al Rey sobre lo que hacía Corinna