Coche blindado, cenas y un misterioso acompañante: el viaje de M. Flores a Bogotá