Los Reyes eméritos, juntos en Estocolmo