Doña Letizia, ¿perjudicada por su familia?