La actitud de los Príncipes en público y en privado es muy diferente, según Marisa Martín Blázquez