En su última entrevista, Sancho Gracia aseguraba que tenía ganas de dar guerra