Fran Rivera alega ante el Tribunal Eclesiástico que es un conquistador insaciable incapaz de asumir y cumplir sus obligaciones matrimoniales