Grietas, suciedad, agujeros y techos caídos: así ha quedado la parte alquilada de Cantora