Iñaki Urdangarín utilizaba a su antojo los servicios de la embajada española en Washington