Los duques de Palma, sus navidades más tristes