Doña Cristina dijo a Casa Real que conocía el contenido de los correos y que esa historia pasada estaba perdonada