La Infanta Cristina podría haberse asesorado con un abogado sobre la separación, según Paloma García Pelayo