Irene y Kiko, una relación ajena a los rumores