Isabel Pantoja, grande en el escenario, hundida en su camerino