La tonadillera ha defendido durante cinco años su inocencia