Jaime de Marichalar, incómodo con las preguntas de la prensa