J. Fernando, fuera de sí e incontrolado en la visita de sus tíos, según Martín Blázquez