José Fernando, seguido muy de cerca por la policía