El hijo de Ortega ha vuelto a Dublín para estudiar francés, alemán e informática