La juez no ha admitido que declaren el enfermero que sacó la sangre a Ortega y celador que la trasladó