Kiko y Chabelita, desolados