Kiko e Irene, dulce espera en la playa