Kiko e Irene niegan la crisis por motivos económicos, según P. García Pelayo