Kiko e Irene siguen juntos porque tienen un contrato con una revista para casarse