Kiko no se muda a Cantora sino a Los Badalejos, un pueblo a 10 minutos de la finca