Kiko pasa sus vacaciones en una lujosa mansión de 15.000 euros la semana