Kiko rectifica, ya solo quiere que todos los mosquitos de la isla piquen a Dulce