Kiko Rivera consigue trabajo fijo como dj residente en una discoteca de Sevilla