Kiko Rivera lleva dos años sin presentar las cuentas de su empresas