Kiko Rivera, muy enfadado, da con la puerta en las narices a la prensa